El Camino de los 40.


Como suelo llamarle "El camino de los 40" por que el camino de los cuarenta, resulta que a esa edad el hombre regular tiene un grado de conciencia diferente al de los años anteriores, sabe con exactitud, que es lo que quiere, a donde se debe dirigir y sobre todo como esta su vida para emprender ese camino.

No siempre nos detenemos a pensar en lo que hemos hecho, o como hemos alcanzado lo que hoy ya tenemos, o si para llegar ahí hemos herido mucha gente. Dios vino a estar con nosotros pero entro en el desierto por cuarenta días y cuarenta noches, ¿Para que ? Para meditar. Interesante que en su sentido etimológico de la palabra significa medir, pero... seamos mas profundo como lo a merita el tiempo. El verbo MEDITAR viene de latín meditari (Meditar, considerar) pero también deriva de una raíz indoeuropea med (medir, tomar medida adecuada) que también dio el latín el verbo mederi (cuidar, tratar) de donde viene la palabra medico, medicina, remedio.

Lo integrante de todo esto es que Jesús va al desierto antes de comenzar su misión como mesías. ¿Cuantos de nosotros ponemos nuestros grandes planes ante Dios?¿Cuantos nos vamos al desierto a medir y discernir el plan, el camino que vamos a emprender? La vida no es fácil, y menos detenerse. Por que el mundo dice que si te detienes pierdes tiempo. Pero tiempo es de Dios, no del mundo. El mundo te ha hecho creer que no hay formas mas que trabajar, tener excito, subir y subir, pero el mundo esta equivocado, por que para subir hay que bajar, el mismo Cristo nos da su ejemplo. La torre de babel subía y subía pero muy arriba perdieron su visión por que muy alto todos nos confundimos pero muy bajo asentamos cabeza.

Es necesario detenernos a pensar, y ver por donde andamos, por que lo que sembramos es lo que cosechamos. Dice la palabra de Dios en Juan 15 "Yo soy la vid verdadera y mi padre es el labrador, todo aquel que en mi no da fruto, la corta, pero el que da frutos El la poda para que de mas frutos" que tu vida sea una vida de frutos, pero de frutos verdadero. Este tiempo de cuaresma, que nos invita a ver que clase de frutos estamos dando, que vida estamos llevando, para que podamos enderezar las riendas, para que podamos cosechar vida, para que podamos dar los frutos de Cristo.

Que Dios sea bendito, y nos bendiga.

Síguenos en Facebook y suscríbete a nuestro blogs para que recibas la bendición de su palabra

Comentarios

Aristóteles ha dicho que…
Siempre, primero la oración. Yo siempre he dicho, las relaciones interpersonales son de todos los días, la oración es de todos los días. Y así, con todo lo demás, trabajo, deporte,... Un abrazo para todos.