Aporta con lo que quieras por un Canto Católico apoya tu iglesia.

Lunes 1 de resurrección. Un día normal?

Aparentemente parece que hoy es un día normal, parece que es un día cualquiera, un día como los demás en el que el chico del periódico lanza el periódico, en el que el cartero deja sus cartas, se escucha los pajarillos cantar, el tránsito, las bosinas, todo el mundo habla de su trabajo, se habla de lo que se va a hacer en esta semana de trabajo.

Pareciera que viviéramos una película, una cinta de cassette que simplemente se dio la vuelta y volvió a comenzar, nadie se ha percatado de ese acontecimiento tan grande y maravilloso, de ese gesto de amor infinito, de ese sacrificio, me preocupa ver que la gente vive como si mañana no va a haber un punto en sus vidas, pero un punto final en el que la narración de su vida se va a terminar.

El agetreo de esta vida, la ansiedad de ganar dinero, de tener, de ser, nos hace olvidar los detalles más importante de nuestra vida. Después de haber vivido una semana ardua en la iglesia, en mi comunidad y haber cantado con los coros, de heber participado en diferentes actividades de la iglesia, compartiendo con jóvenes, con hermanos. Hoy un lunes cualquiera, después de Semana Santa, el primero, he despertado pensando en mi familia, en mi esposa y mi hijo, que los puedo tener, que los puedo abrazar y besar y que ya ellos puede obtener la salvación divina y el perdón de sus pecados, porque Cristo pagó el precio de ellos. Ese precio tan alto, tan grande, que a lo mejor yo lo pagaría por mi familia por mi esposa por mi hijo pero... estoy muy seguro que no lo pagaría por alguien más.

Por eso un día tan simple como hoy, Yo quiero dar gracias a Dios, porque él a permitido que pudiésemos vivir, que pudiésemos estar juntos, que pudiésemos disfrutar de un lunes primero de resurrección, que podamos dar testimonio de qué en algo hemos cambiado.

Este día tan hermoso que Dios nos permite, para mí es como el primer día de nuestra vida, es la oportunidad que se nos da para Volver a comenzar, Para volver a dirigir nuestra vida, nuestra mirada a ese Cristo que camina por las aguas, ese Cristo que calmó las tormentas, a ese Cristo que abrió los ojos a los ciegos, ese Cristo que sanó enfermos, ese Cristo que yacía en una cruz moribundo por ti y por mí, a ese Cristo que ahí mismo en esa Cruz murió, a ese Cristo que sepultamos, pero también, a ese Cristo que resucitó y nos abrió las puertas al padre.

Hoy es un día de Victoria, Hoy es un día de gritar a todo pulmón, Cristo ha resucitado por ti y por mí, ya no tenemos que pagar nosotros el precio del pecado, ya nuestra deuda fue pagada, ya la muerte no tiene poder sobre los creyentes, porque hubo alguien, que pagó el precio que debemos pagar nosotros.

Dios los bendiga a todos y nos permita vivir en plenitud esta gracia de la resurrección y que nuestro testimonio sea verdadero, que se proyecte en nuestro día a día y que podamos ser fieles discípulos de Jesús. Amén.

Les desea felices pascuas de resurrección, el administrador de éste blog y servidor de ustedes César Recio.


Related Posts
Previous
« Prev Post