viernes, 19 de julio de 2013

Probablemente la foto más tierna jamás obtenida en una ordenación: pero todo tenía un porqué.


La imagen empezó a circular sin que estuviesen muy claras las circunstancias. La tumba dio las primeras pistas.

La foto daba vueltas y suscitaba en algún foro católico comentarios sobre la "precoz vocación" del pequeño, pero había poca información sobre su origen hasta que Daniel Hamiche hizo una pequeña investigación en Risposte Catholique.

El ordenando y el niño están sobre la tumba de Richard S. Baker, lo que permitió deducir que se trata de la iglesia de Santa María de la Anunciación en Charleston (Carolina del Sur), donde fue enterrado en 1870 un sacerdote irlandés que respondía a ese nombre, nacido en 1806.

Una vez localizado el lugar fue más fácil averiguar la circunstancia. La imagen corresponde a una ordenación de diácono en el ámbito del Ordinariato Personal de la Cátedra de San Pedro, que acoge en la Iglesia a antiguos episcopalianos (anglicanos de Estados Unidos).

El diácono que, tumbado sobre el suelo, es Patrick S. Allen, quien recibió las órdenes de Robert E. Guglielmone, obispo de Charleston, y al parecer el niño que quiso curiosear qué estaba pasando allí e imitar el gesto es su hijo. En efecto, Patrick era pastor episcopaliano y estaba casado, lo cual no impide la ordenación merced a la excepción establecida en la constitución Anglicanorum Coetibus, dada por Benedicto XVIel 4 de noviembre de 2009 precisamente para recibirles.

En esa misma iglesia, el próximo 7 de julio, Allen será ordenado sacerdote. Y aunque la reverencia obliga a los asistentes a prestar atención a la ceremonia... ¿quién se resistirá a vigilar con el rabillo del ojo qué hace esta vez el joven "seminarista"?