Entradas

Encogido, esperé la aurora

El consejo de Cristo a Marta

Dios y mi corazón

Santiago el Mayor, al amor por el dolor

¿Sabéis quiénes son los galeotes?

¡Ser discípulos! ¿Por qué hay que proclamarlo a los demás?

María Magdalena, la enamorada de Dios

El Divino Constructor

¿Cuántas veces hay que orar? Jesús responde: ¡Siempre!

Quien calla, ¿otorga?

El perdón de Dios no produce efectos colaterales negativos

La Virgen del Carmen ...y el escapulario

El Dios en quien no creo

Cómo ofrecer el Evangelio