Entradas

Victorias y derrotas

El tiempo y la eternidad

Jamás me he decidido a nada...

Dignos hijos de tal Madre

¿De dónde surgió la serenidad del Papa ante la muerte?

En nosotros está la lámpara maravillosa

¿De qué sirve tanto luchar?

Con María, levantando el corazón

Siervo bueno y fiel, entra en el gozo de tu Señor

Cristo nos invita... desde la montaña.

Llega Él... ¡Hay que dejar todo!

Si me dejo envolver por Ti

Hoy voy a hablar contigo de Ella, de tu Madre, de mi Madre

El signo universal de la Cruz

Creo en la misericordia divina

María y la Resurrección de Cristo